CUADERNOS DE EDUCACIÓN SINDICAL # 56

ESTE PEQUEÑO BAGAJE

Amén Francisco Alcabez

 
   

 

Secretario general: Agustín Rodríguez Fuentes
Secretaria de prensa y propaganda: Guadalupe Gamboa Ortiz
Elaboración de los cuadernos: Armando Altamira Gallardo.
Diseño, formación y captura: Gabriela Esther de dios López
Impresión: Nicolás Arnulfo Jiménez Galindoy Pedro Arnulfo Jiménez Delgadíllo
Trabajo de apoyo: Gabriel caballero y Fidel reza

Distribución gratuita
Editados por la secretaria de prensa y propaganda del STUNAM

febrero 1999

   
     

Dedicado a mis padres, hermanos, hermanas,
sobrinos, sobrinas y ... a la mujer que me espera
en alguna estación del tiempo

Presentación

Caminar hacía la mujer que espera en alguna estación del tiempo, preguntarme ¿dónde están mis fuentes?, utopía que se sirve de la poesía, la filosofía y la religión para expresarse, las pequeñas gotas cristalinas de rocío, los puertos desde donde la vida alza su vuelo, querer vivir, la Luna furtiva, la democracia secuestrada, la crucifixión de cada hermano sufriente, contar las estrellas, la madre cultivando flores y plantas rodeada de una inesperada colonia de mariposas, el doble discurso y la indignación de un país, el blues de Jimi Hendrix entre la niebla púrpura, la hembra y el macho y la hoguera en medio de la noche...

Poesía de Amén Francisco Alcabez. Si se quisiera definir en una sola palabra a Aristóteles, al menos en su Organón. sería esta: disciplina. Disciplina para el pensamiento. Nada más difícil de sujetar que el pensamiento, que tiene el irregular vuelo de un papalote y acaso sea lo único que exista más rápido que la velocidad a la que se desplaza la luz misma. La definición de la Biblia: amor. Sobre todo si pensamos que nació hace tres mil años cuando los hombres vivían sólo para matar al débil. Los libros del Pentateuco aun siguieron esa inercia pero ya traían en su seno la actitud de decir ¡alto!, mejor vivamos de otra manera, lo que empezaría a lograrse con la aparición en escena histórica de los personajes de los Evangelios. La definición de Ulises: vida. La vida de cualquier humano y humana vista a la distancia tiene su historia muy concreta. Pero su quehacer diario parecería de lo más incoherente: ir a la Merced a comprar cebollas, asistir al concierto de la OFUNAM, besar a una mujer, protestar ante la Cámara de Diputados, leer Holderin o la nota roja de la prensa, sentarse plácidamente a disfrutar de una taza humeante de buen café, patear encabronadísimo un bote viejo de ginger ale... ¿Qué es esto? Es la vida como la retrata Joyce.

Pero. ¿poesía? Siempre será la herramienta de un guerrero. Iconoclasta y conservador a la vez. Conserva por algún tiempo su obra. Mucha de la utopía de hoy se hará realidad mañana, luego queda el poeta. Los gobernantes desconfían de los poetas. El poeta es el utopista que regresa a ver cómo quedó su sueño ya hecho realidad o qué quedó de él. Y casi siempre esta inconforme. Es cuando empieza otra utopía. Por eso en poesía siempre hay el embrollo de hablar del mañana, del presente y del ayer. El tiempo es su herramienta, más que la palabra escrita.
Por eso, a mi entender, Francisco sigue soñando y camina hacía la mujer que espera en alguna estación del tiempo. Pero también regresa para ver la realidad de su utopía de ayer y se pregunta ¿dónde están mis fuentes... ?

Armando Altamira Gallardo


Presentación del autor

¿Dónde están mis fuentes? No sé. Seguramente las jarchas de Judá a Leví, en Pablo Neruda, en Miguel Hernández, en León Felipe, en San Juan de la Cruz, en José Carlos Becerra ; por citar algunos nombres. Mi formación ha sido en talleres literarios : con Carlos Illescas, Perla Shwartz, Silvia Tomasa Rivera, Norma Bazúa, Rodolfo Meza, Oscar Oliva.

Nací el 13 de enero de 1961 en la Ciudad de México. Además de la poesía cultivo la filosofía y reflexiono en tomo a la religión. He aquí, pues, lector, un pequeño bagaje para disfrutar, reflexionar o para regalar como periódico viejo.


A MAMÀ

En ensueños te veo habitar un vagón

Cultivando flores y plantas

Asombrada por la visita
Inesperada de una colonia
De mariposas

Y la locomotora de vapor
Trasladarte a un campo de
Árboles frutales.

Humilde muchacha de voz delicada
Artista incipiente del dolor

CONVERSAR

Como olas del inmenso mar
Estrellándose imponentes
Sobre la arena una tras otra

Parvadas de cuervos
Graznando

Ladrando perros en la pradera

El ocaso incendiado precediendo
Al himno de la noche

Y tu voz prójima a mi voz

Madre joven amorosa

Te amo mujer con amor de
Hombre sincero

Qué me mueve Señor a amarte

Preguntar es como asustar
una parvada de palomas

Me mueves tú Señor y el verte
crucificado en cada hermano sufriente

Muéveme tu celo de misericordia
Tu amor Señor mi Dios.


SALUTACIÓN
Alégrate Miriam con tu
sonrisa limpia

Emmanuel será engendrado
en tu seno virginal

El Dios de nuestros padres
Quien sugirió contar las estrellas
a Abraham así como las arenas
de la mar. Está contigo bienaventurada.

IDILIO

El ciervo sobre la cierva

Encendiendo una hoguera
en medio de la noche

Cielo poblado de puntos titilantes

Aire rasgado por el quejido de la
hembra y el esfuerzo del macho.

A la cálida mujer

llorosa, sufrida. Honrada

La tierna, valiente, laboriosa

La mujer fuerte que cantaba Salomón

La de las virtudes adornando
su ser cual collar de perlas.
pendientes, anillos,
oro, diamantes, piedras preciosas
A la de la sonrisa desnuda, amplia, limpia
A la mujer que amo con todo mi ser.

Una marcha sobre el asfalto
anuncia otra de auroras esplendentes
en los pechos

Cuántas flores marchitaron sus
pétalos y sus corolas ante la
opresión del invierno

Helas aquí frentes juveniles
interrogando indignadas alzando
sus puños sus voces esperanzadas

¿Quién podría machacar
una vez más la rosa o el nardo fragantes
llenos de luz de color?

Voces como himnos labios
fuertes puertos desde donde
la vida alza su vuelo

Encendida interminable.

ACTEAL

Cuando el hombre doméstico,
egoísta y tramposo, degrada el
mundo y todo lo rebaja cuando
las cosas no son lo que deben ser,
lo que pueden ser, el mecanismo metafórico
del poeta es el primer
signo revolucionario.

León Felipe

¿Quién disparó contra seres indefensos?
en el interior de aquella iglesia
de pueblo cuarenta y cinco
cadáveres arrebatadas sus vidas

No respondieron estaban desarmados
recibieron descargas de metralletas
en sus carnes trémulas

“les pagaron eran paramilitares el
gobierno les pagó” el luto invadió
las entrañas de familiares

indignó a un país que se ha creído
defensor de derechos a la opinión

internacional decidida a derrumbar muros

Cuando un pueblo está de rodillas
el gobierno asesina deliberadamente

si los ciudadanos se levantan
y encaran con dignidad a los asesinos

y se alzan multitudes para reclamar
aquellas vidas cercenadas

si se deja de creer en el doble discurso
de los gobernantes y se habla
con la verdad como con la fuerza del viento

Y se sacude la copa del árbol hasta
estremecerla caerán los malos frutos
los malditos y serán injertados
nacerá la patria que anhelamos
aquella de honor y justicia.

Subcomandante como si hablara
frente a tu presencia repliegas
tus fuerzas en lo alto de la montaña

Nadie oculte tu amor desinteresado
tu vida baluarte peligra

Que los naturales los “indios rebeldes”
no son los mismos

Que el México de rodillas y
“santa resignación”

Quiero decir que si la democracia
está secuestrada tu lucha Marcos
no es en vano.

JIMI HENDRIX

In memoriam

Libre, como piedra rodante

blues arrancado del fuego

Jimi toca otra vez neblina púrpura
haz sonar tu guitarra eléctrica
con todo el sentimiento

desgarra las notas de I like rolling stone
Jimi, te celebramos.


Aspiro por fin profundo y sonrío

La tarea de las abejas continúa

Mis ramas y raíces alargan
sus puntas arbóreas arterias
en crecimiento incesante
hacía lo alto y entrañable

Quiero vivir.

Ábreme cuevecita tu
ciervo quiere entra

Y abandonarse en el calor
de tus entrañas

Ábreme que traigo para ti
un caudal de ternura

Eres como una ciervecita
en celo y yo tu amado un
ciervo prendido de tus encantos

En tus ojos remanso de
aguas cristalinas
reflejas mi rostro y más allá
la luna furtiva y las estrellas
refulgentes tiritando a lo
lejos bordadas como en
un manto oscuro en de la noche.

CANTUS CYCNUS

El cisne compone
su réquiem

La muerte lo
confunde con
las criaturas del mar

Un coro de sirenas
y tritones entonan
un lamento

entre el océano
inmenso y el
firmamento estrellado
Desde aquella noche estrellada a la cual asomaste tu copa viejo árbol amigo mecida por el viento henchidas tus ramas de numerosas avecillas. Tus raíces ancladas a tierra succionando nutrimentos de la gran madre transformándolo digestivamente en la savia que corre por el centro mismo de tu raíz tu ramaje.

Verde extensión distribuida a la manera de nervios y vasos pendientes de tu tronco anhelantes quieren tocar con sus puntas lo inefable.

Al amanecer el deslumbrante sol devela tu verde tu frescura Sobre tus hojas penden pequeñas gotas cristalinas de rocío.


CUADERNOS YA EDITADOS

52.- Manantial de amor y esperanza, Humberto Cisneros S.
53.- Verdades de un mentiroso, Alfonso Martínez Z.
54.- Un mundo para niños, no para esclavos, Armando Altamira G.
55.- La balada de los irlandeses, Armando Altamira Gallardo
56.- Este pequeño bagaje, Amén Francisco Alcabez