CUADERNOS DE EDUCACIÓN SINDICAL # 37

EL EROTISMO EN LA LITERATURA

 
   


Secretario General: Nicolás Olivos Cuéllar
Secretario de Prensa y Propaganda: Alberto Pulido Aranda
Elaboración de los Cuadernos: Alberto Pulido A., Agustín Castillo L., Armando Altamira G., Esperanza Paredes, Ángel Granados, Antonio Muñoz.
Ángel Alvarado (Tipografía)
Gustavo Godínez (Diseño)
Mecanografía: Amparo Flores Almazán.
Arnulfo Jiménez (Impresión).
Trabajo de apoyo: Gabriel Caballero y Fidel Reza

Distribución Gratuita
Editados por la Secretaría de Prensa y Propaganda del STUNAM

 

   
 

 

Presentación

Lo erótico, el sublime amor de pareja, la pornografía como concepto, las frustraciones sexuales, la narrativa literaria de lo erótico, las sociedades y sus tabúes, lo prohibido y penado por las legislaciones tradicionalistas y puritanas, son hechos, palabras o conceptos que se han discutido acremente en diversos momentos hasta en las sociedades que se precian de ser muy modernas o de avanzada. La realidad, aquí y en China es que el tema de lo erótico trae consigo en cierto momento una confusión de términos y conceptos, pues de manera cotidiana se piensa que lo erótico es sinónimo de pornográfico y hasta de ofensa hacia las tradiciones religiosas y morales.

Y francamente, nos seguimos hundiendo en el atraso por prejuicios que se vienen acarreando por generaciones, asumiendo la necesidad de prohibir públicamente el tratamiento de temas que se consideran íntimos o difíciles de abordar.

El erotismo en la literatura, pretende no causar escándalos, por el contrario exhibe una recopilación de pasajes eróticos escritos por literatos de gran reconocimiento mundial, desde la Grecia Antigua con Aristófanes y su Lisistrata, hasta Kundera o Vizinczey o los mexicanos Carlos Fuentes y José Agustín, que sin duda gozaremos su lectura y apreciaremos en toda su grandiosidad lo sublime que puede ser la literatura cuando trata lo bello y altamente estético que es, sin discusión, el amor de pareja, con todo el halo que le rodea en relación al placer y el amor a la estética del cuerpo humano.

Septiembre de 1992.
Alberto Pulido A.


De... Lisistrata
Arístofanes

(Escrito entre el año 411)

"Lisistrata
Pues el asunto no es difícil si se les coge en plenos ardores amorosos y no se satisfacen entre ellos mismos... Lo sabré pronto. ¿Donde está Reconciliación? (baja una máquina con una bella muchacha desnuda, con los atributos de la paz en la mano). Traeme primero a los espartanos, no con una mano dura y arrogante, ni bruscamente como hacían nuestros maridos, sino como conviene a las mujeres, con toda gentileza; el que no te dé la mano condúcelo de la verga (Conciliaci6n convence (los espartanos). Y trae también a los atenienses, cogiéndolos por donde quieran (hace lo mismo)".
("Pritaneo
Devorando con ojos a Reconciliación) y yo, que muero desprepuciado.
"Espartano
(en tono conciliador). Fuimos injustos (mira a Conciliación). Pero su culo es inefablemente bello...
"Espartano
(señalando a Lisfstrata) No he visto mujer más respetable.
"Pritaneo
(A reconciliación) Ni yo un culo más bello.
"Espartano
Nosotros nos queremos bien si alguien nos devuelve. (señalando el trasero de Reconciliación) esto redondo.
"Lisistrata
¿Cuál, amigo?
"Espartano
Esta Pilos, que después de tanto tiempo pedimos y queremos tocar (gesto expresivo).
"... Ven aquí, diosa virginal, a esta nuestra tregua, para que nos mantengamos unidos siempre. Que adelante reine una fecunda amistad por estos convenios acabemos ya con las astutas zorras. jVen aquí, virgen cazadora!
(Aristófancs, Lisfstrata, traducción y notas de Alberto Pulido Silva-, Instituto de Investigaciones Filológicas UNAM, México, 1987).

...la abrazarás, la sentiras desnuda...
Carlos Fuentes

"Acercarás tus labios a la cabeza reclinada junto a la tuya, acariciarás otra vez el pelo largo de Aura: tomarás violentamente a la mujer endeble por los hombros, sin escuchar su queja aguda; le arrancarás la bata de tafeta, la abrazarás, la sentirás desnuda, pequeña y perdida en tu brazo, sin fuerzas, no harás caso de su resistencia gemida, de su llanto impotente, besarás la piel del rostro sin pensar, sin distinguir: tocarás esos senos flácidos cuando la luz penetre suavemente y te sorprenda..."
(Carlos Fuentes, Aura, Edit. Era, 19 ed. México 1981).

Cada Vez que Hago la Revolución me Dan Ganas de Hacer el Amor.
José Agustín, José Buil, Gerardo Prado

"Por los estacionamientos de la Unidad Tlatelolco corre un grupo numeroso de estudiantes, entre humo, disparos y tumultos. Julián va entre ellos...
"Elisa y Julián corren, con más fatiga, por la avenida Nonoalco. Se acercan a un hotel de paso.
"Los dos se miran, y sin pensar más se meten en el hotel.
"Afuera, a lo lejos, tiene lugar una explosión. Julián pega un salto, se asoma a la ventana y después se pasa a la cama, junto a Elisa...
"La mano de Elisa toma la de Julián, con fuerza.
Julián se acerca más a Elisa.
Elisa se incorpora con lentitud y los dos quedan frente a (rente, mirándose, muy cerca, los dos están conscientes: Se besan. Afuera se siguen escuchando disparos, ruidos de vehículos que pasan a toda velocidad. También se escucha Woman, la canción de John Lennon.
Elisa y Julián se besan ávidamente.
Se tocan la cara, como si quisieran reconocerse con las manos. Cada vez una excitación mayor. Se acarician y van quitándose la ropa, se dejan caer en la cama. Finalmente desnudos, hacen el amor, con una intensidad extraordinaria. Sus jadeos suben de volumen, casi al nivel de los disparos y el estruendo de la calle.
Elisa y Julián hacen el amor con gran fuerza. Simultáneamente, los dos llegan al orgasmo... adhiriéndose el uno con el otro..."
(José Agustín, José Buil, Gerardo Pardo, Ahí viene la plaga. Edit. Joaquín Mortiz, la. ed. México
1985).

De un Manifiesto de Amor
Guillcrmo Samperio

"...Por eso ahora nos afecta tanto un ensayo sobre alguien que estimamos; evitamos los discursos perfectos que amurallan en ortodoxias y en anticuadas disidencias, y nos preocupamos mejor por problemas tan simples como buscar la mejor manera de aislamos de la gente para amamos desde temprano, organizando el goce con meticulosidad, rodeados de objetos dispares y necesarios en la ciudad de la recámara.
"En cuestión de un par de años ya no te reconozco; y me acuesto con otra mujer aunque ésta lleve también tu nombres y tus apellidos..."
(GuillermoSamperio, Manifiesto de Amor. Edic. El Tucán. México 1980)

De Apologo y Meridiano del Amante
Efraín Huerta

"Di salvación a tu cuerpo
con el atavío de las danzas vepertinas;
al empezar el agua nocturna
te dominé de mil maneras.
Tus caderas rechinaron
como la última carroza del cortejo;
"Tu cuerpo, tu almendrado sexo
despedía los secretos de la resina.
Acrecí mi amor hasta perder un gigante
aburrido en los harbazales.

Amanecí enanizado hasta la misericordia.

"Ácida es la lengua del hombre,
agria la voz del ángel que huele a humo,
eterizada la palabra de tu dorso
y aceitosos los vocablos de tus murmurantes nalgas.
No discutamos nunca,
porque nada hay más insidioso
que la mordedura rechazada,
el doble universo que no me niegas,
el asunto de mis desnudas tenazas
la crisis de mis miedos nocturnos
las cuestiones fálicas de mis profecías
la incineración de un guerrero cuya grandeza
es la podredumbre
las almohadas que me convierten en tu lacayo
tu cintura
tus largos dedos...

Efraín Huerta, Los eróticos y otros Poemas, Joaquín Mortiz, México, 1979). México, 1979).

De Sid y Nancy
Gerald Cole

Una pequeña introducción del recopilador a fin de situarnos en el texto: El grupo punk Sex Pistols se en
"...Pero, ¿dónde diablos se había metido Sid?
"Con ansiedad en el rostro, Nancy entró en el lavabo de caballeros. Llevaba: un vaso de plástico en cada manó. El estruendo del grupo siguió estallando durante un segundo más a su espalda, y luego se asordinó al cerrarse la puerta. Sid, encorvado sobre uno de los lavabos, trataba en vano de erizarse el pelo ante un espejo. Cuando Nancy se le acercó por la espalda, Sid miró los vasos de plástico, metió los dedos dentro, olió y se los observo. Una mano se le había quedado manchada de clara de huevo; la otra, de grasa blancuzca, se frotó el pelo con las dos manos.
"Pero Sid -le arrulló Nancy-. Adoro tu pelo...
"-Me da igual. Es dificilísimo peinarlo como yo quiero. No se queda tieso.
"Estaba tan preocupado que ni siquiera la miró.
"Ella dejó los vasos, y se coló..entre él y el lavabo.
Cogió sus jeans por el botón, y metió la mano en el hueco que quedaba.
"¿-Qué es lo que no se queda tieso?
"-jNo hablo de eso! -contestó tajante, e intentó zafarse.
"Pero ella evitó que la apartará de si e introdujo los dedos por debajo del elástico de los calzoncillos.
"-jNancy! tendría que..., estar arriba!
"Jadeó, incapaz de contener la previsible reacción de su cuerpo. Nancy la notó, y se sonrió. En seguida comenzaron a besarse, abrazarse, y, poco a poco, se dejaron caer al suelo. Cuando desaparecían por debajo del nivel de los lavabos, la música se interrumpió a mitad de un acorde. Oyeron, lejanas, unas voces que gritaban, silbatos de la policía, pies que corrían.
"Cinco minutos más tarde, Sid alzó la cabeza:
"-¿Has oído? ¿Qué raro, no?".
(Gerald Cole, Síd y Nancy, Edit. Anagrama, Barcelona, España, 1986.

En Brazos de la Mujer Madura
Stephen Vizinczey

"Aún puedo ver a Maya con claridad, como estaba siempre: era una mujer menuda, morena, de poco más de cuarenta años, con una figura muy bonita.

Era delgada, de huesos pequeños, pero tenía unos pechos muy grandes y las caderas redondeadas, enormes para su cuerpo pero en grata armonía con él. Su figura encarnaba el dualismo occidental: con su cara suave, sus labios finos y sus hombros delgados parecía una criatura delicada y etérea..."

"...Me gustaba más con falda y blusa que con la bata amarilla; las dos piezas ponían de relieve su figura frágil y rotunda a la vez. A mí me parecía la mujer más sensual del mundo..."
"-He decidido que si hoy no le pido que haga el amor conmigo, me tiraré al Danubio..."
."-Bien, puesto que ya me lo has pedido, no tendrás que matarte..."
"-Eres muy descarado... pero esto está bien –dijo mientras en los ojos se le encendía la cálida luz de mi faro. Se puso de pié y premió mi descaro con un beso. A mí nunca me habían besado de aquel modo, y casi no pude mantenerme en pié. Por debajo de la bata, ahora abierta, abracé su cuerpo caliente. Por fin había llegado a su puerto. Sin dejar de besarme, ella retrocedió hacia el dormitorio de la cama deshecha..."
"Me desnude y me metí en la cama, y ella salió del cuarto de baño y se acostó a mi lado..."
"-Me parece que voy a menearme un poco.
"En cuanto empezó a moverse, descargué. Maya me dio un apasionado abrazo, como si mi actuación hubiera sido lo más fabuloso que había visto en su vida. Envalentonado por su aprobación, le pregunté por qué no parecía importarle la diferencia de edad.
"-Soy una pécora egoísta -confesó-. Lo único que me importa es mi propia satisfacción.
"Y seguimos haciendo el amor, mientras se apagaba el sol de la tarde y llegaba la oscuridad..."
(Stephen Vizinczey, En Brazos de la Mujer Madura, Edit. Grijalbo, México, 1990).

De La Insoportable Levedad del Ser
Milan Kundera

"Teresa dijo:... -
"Lo dijo con tristeza, sin agresividad, casi con ternura.
"Hace ya varios meses que tu pelo huele intensamente. Huele al sexo de alguna mujer. No te lo quería decir. Pero hace ya algunas noches que tengo que respirar el perfume del sexo de alguna de tus amantes".
"Y recordó la mujer que se le sienta en la cara y quiere que le haga el amor con toda su cara y hasta con la nuca. Ahora la odiaba. i Que ocurrencia más idiota! Sabía que ahora no era posible negar nada y que lo único que podría hacer era reír estúpidamente e ir al baño a lavarse la cabeza".
(Milan Kundera La Insoportable Levedad del Ser,
Tusquets editores, 8 ava ed., México, 1992).

De Rock
Edmundo Valadéz

"Entré por la callecita. La busqué solitaria y con me- nos luz, tras un sitio discreto donde poder darle el beso ansiado. Me detuve junto a un solar vacío, con unas cuantas casas enfrente, rodeadas de silencio. Acomodé el carro, librándolo de que le cayera la tenue luz del farol cercano, puse el freno, dejé encendido el radio, tocaban el tema de La Dulce Vida, y me volví hacia ella, con una emoción infinita, bienhechora. Supe diáfanamente como me gustaba con esa su sedante ternura, con esa suave y tranquila actitud y cómo en sus ojos y en sus labios, en la expresión de su rostro tomaba forma lo más deseado para mí en el mundo. Ella estaba compartiendo lo que empezaba a suceder, lo que ya presentíamos a través de intensas miradas, lo que nos habían expresado implorantes estrechamientos de manos con temblor de palabras alucinadas y nerviosas, en un despertar indolente, imprevisto y ya fiebre ardorosa, urgente llamado mutuo que se nos salía por los poros. La atraje hacia mí, la enlacé, ávido de su boca, de sus labios y nos besamos en irresistible entrega, en cesión total al beso que derrumbaba la vergüenza y germina el deseo original y avasallador, embargado de felices calofríos. Ella era en mi abrazo un rumor palpitante de carne, rendida, dócil, cálida, que yo extenuaba en amoroso y tenaz

De Tumba India
José de la Colina

"-Sabes que te quiero. No soy una ramera. Imposible haber tenido una relación así contigo y no quererte. Pero...
"-No sé si te amo. Sé que te quiero. y que agradezco profundamente haberte conocido..."
"...no hay nada que decir, nada que lamentar, salvo lo ya perdido: las tardes caminadas por el Paseo de la Reforma, el ocaso desde el alto edificio de la Torre Latinoamericana y la ciudad vasta y minúscula a nuestros pies, y los juegos en el lecho, y el sabor de tu vientre en mi lengua, y las citas en el pequeño café estilo suizo donde comías aquellos pasteles cuyo hojaldre deliciosamente crujía en tus dientes, y la insistencia del piano y el contrabajo y los tambores en los discos de Brubcck, y tu manera de acariciarme la espalda casi rasguñándome cuando llegabas al placer. Todo esta bien. ¿Y cuando te casas? ¿Cuando te tiendes bocarriba y le abres los muslos, puta?..".
".. .Puro y simple rencor, puras simples ganas de mandarte a la chingada, pero decirte ven conmigo, ven, vamos al departamento, pondré el disco de Brubeck que te gusta y lo oiremos mientras te desnudo dulcemente, y besaré tus senos y seré más impetuoso y tierno y salvaje y delicado que nunca en el acto de amor, ¿que te parece…
(José de la Colina, La Tumba India, Plaza y Valdés, México, 1992).

Imagen y Semejanza
Guillermo Fárber

"...Tan solo entrar en la suite, Onfalia me oprimió afanosamente contra la puerta y bajó con decisión ejecutiva una mano cazadora de recompensas a la intimidad puesta en pié de guerra de mi enhiesto centro de gravedad. Deleitosamente abrumado por las fuerzas superiores en mis flancos inferiores, estrujé con dedos insuficientes su cuerpo de gimnasta embarnecida y comencé a ondular en compases de obediencia, como en genuina aunque torpe danza del vientre, mi medicina sección de las pasiones.

"Entre tanto, nuestras lenguas y dientes fuera de control libraban un torneo envolvente y húmedo de rabias desatadas mordiendo, lamiendo, chocando, tallando, chupando, entrando, saliendo, como en un ballet de serpientes enclaustradas...

"Salté sobre ella en la oscuridad y por tres veces mis manos ávidas asieron la nada. Derrotado y en llamas, busqué casi a tientas el centro de la habitación para asparme de pie y sin cruz e inclinar el rostro como ofreciendo el cuello al verdugo...

"Lo menos que puedo decir del resto de esa noche alucinada es que no desmereció de aquel tiempo de Apocalipsis".

(Guillermo Fárber, A Imagen y Semejanza, Siglo XXI Editores, México, 1992).


CUADERNOS YA EDITADOS
1. "Muero como viví ¿Cómo decirles Adiós? Seis Cartas de Vanzetti.
2. "Historia del Primero de Mayo". (Primera Edición).
3. "Carlos Marx 1883-1983" Recopilación.
4. "Bertolt Brecht: Intelectual Comprometido".
S. "Agresiones Armadas Yanquis contra México". Cronología.
6. "Las Calles de México". Luis González Obregón.
7. "El asalto a San Bruno". Alberto Pulido A.
8. "Zapata y Villa en la Ciudad de México". J. Grigulevich.
9. "El Rock y su Contenido Social".
10. "Un día Dos de Octubre de 1968". Antología.
11. "Rubén Jaramillo. Un Profeta Olvidado". Raúl Macín.
12. "De Indios y Vaqueros".
13. "Sandino y Nicaragua".
14. "Rajatabla". Luis Brito García.
15. "Historia del Primero de Mayo". (Segunda Edición)
16. "Manuel Buendía: un hombre, una huella, un ejemplo" Francisco Martínez de la Vega.
17. "Cuentos para niños Sobre Derechos Humanos". (Antología). Marco A. Sagastume.
18. "RENATOgramas de LEDUC". Recopilación.
19. "La línea dura en el Rock". Alberto Pulido A.
20. "El Mexicano", Jack London.
21. "Los Wobblies, Activistas Sindicales". Morais Boyer.
22. "Los Literatos Malditos". Antología.
23. "Una modesta proposición". Jonathan Swift
24. "15O Frases Célebres". Recop. de Alberto Pulido A.
2S. "París la Revolución de Mayo". Carlos Fuentes
26. "El Movimiento del 68 en la Poesía". Recop. de Alberto Pulido A.
27. "Los mensajes del Blues". Recop.de Alberto Pulido.
28. "El Ajedrez en la Literatura". Recop. Fernando Contreras G.
29. "El Cuentista" Horacio Quiroga. Esperanza Paredes
30. "Me llamo barro aunque MIGUEL me llame". Miguel Hernández
31. "Muere una planta y nace el pulque". Egon Erwin Kisch.
32. "Cápsulas del Pensamiento Político de Sartre". Recop. de Alberto Pulido A.
33. "Sobre algunas Sectas y Sociedades Secretas". Recopilador: FernandoContreras G.
34. "jNosotros los trabajadores de la UNAM!". (Antología). Armando Altamira G.
35. "Los Rockeros le cantan al amor". Recop. y notas: Alberto Pulido A.
36. "A la Orilla del Alba". Vidal Flores Hernández
37. "El Erotismo en la Literatura". Recop. y notas: Alberto Pulido A.