Libro de caricaturas rememora la masacre de Tlatelolco

En el STUNAM, 2 de octubre no se olvida

Julio César Domínguez G. (@stunamTeVe).-

Medio siglo y para muchos parece que fue ayer. Para muchos, los recuerdos de aquel miércoles 2 de octubre por la tarde están frescos, igual que la herida que dejaron. La consigna “ni perdón ni olvido” la ha asimilado cada quien a su manera; algunos la rechazan, otros la toman con reservas, otros la cuestionan. Y es que la tragedia parece la misma para quienes no la vivieron en carne propia, pero es diferente para los que la protagonizaron.
Pero la memoria es la memoria, y más lo es la colectiva. Y en el STUNAM los sabemos muy bien. Por esa razón, nuestra organización preparó durante meses un evento de alto nivel para conmemorar el artero ataque que los estudiantes vivieron hace cinco décadas. Así, el viernes 28 de septiembre por la tarde se llevó a cabo la presentación del libro 68 A cincuenta años. Caricatura, historieta e ilustración, editado por nuestro sindicato.
La presentación se desarrolló en dos partes. En un primer momento, se dio paso a la intervención de activistas y líderes de ese histórico movimiento estudiantil. Personajes como Félix Hernández Gamundi, Octavio Solís Trobamala, Ana Ignacia Rodríguez Márquez, Germán Álvarez Díaz de León, Bruno Luna Gómez y Alberto Pulido Aranda tomaron la palabra para compartir con los asistentes sus remembranzas, reflexiones y comentarios sobre lo que Elena Poniatiowska denominó “la noche de Tlatelolco”.

Félix Hernández, otrora representante del Consejo Nacional de Huelga por la ESIME, aseguró que “de hecho, el movimiento surgió en las asambleas de las escuelas y se propagó gracias a las brigadas de información e identificación con el pueblo que le dieron una penetración extraordinaria”. Por su parte, Solís Trobamala, quien fuera dirigente de una de las brigadas en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en 1968, secundó lo dicho por Hernández Gamundi al comentar que la actividad de las brigadas fue lo que “despertó la conciencia del ciudadano, fue así como el movimiento se convirtió de un movimiento estudiantil en un movimiento profundamente popular”. 

Ana Ignacia Rodríguez, a quien hasta la fecha le ha quedado el mote de “La Nacha”, ex integrante del Comité de Huelga de la Facultad de Derecho en aquel año, evocó los días en que la tuvieron presa junto a Roberta Avendaño Martínez, alias “la Tita”: “el principal crimen que pudieron haber cometido es el haber metido a jóvenes estudiantes a una prisión de presas comunes” afirmó. En su oportunidad, Álvarez Díaz de León, quien fue uno de los presos políticos encarcelados desde 1968 hasta 1971, manifestó que “el 68 cambió definitivamente nuestra vida” y que no hay que olvidar que la represión no sólo se vivió el 2 de octubre, sino desde mucho antes y de diversas formas.

Bruno Luna describió de manera detallada y muy emotiva cómo se originó la célebre “Marcha del Silencio”. Finalmente, Pulido Aranda dijo que en la década de los 60 se dieron los primeros movimientos sociales por la equidad de género, en favor del medio ambiente y otros ámbitos e insistió en que se sentía muy afortunado de haber podido vivir todos esos cambios. 

Concluidas estas intervenciones, tan lúcidas como dolorosas, tuvo lugar un intermedio que estuvo amenizado por la voz de Ismael Colmenares, quien en 1968 participara en una brigada llamada “Los nacos”, de donde él y otros músicos tomaron su nombre artístico. Ismael interpretó canciones de protesta que fueron la delicia de los asistentes, muchos de los cuales las corearon complacidos.

Luego de esta pausa musical dio inicio la presentación formal de la publicación. El libro, que contiene un total de 53 aportaciones gráficas elaboradas por un total de 52 artistas, fue comentado por Alma Soto Zárraga, Luis Cantus y Armando Gámez, este último coordinador de la obra. Alma Soto insistió en que “el ejemplo que nos pusieron en el 68 fue lo que hizo que reaccionáramos ante el embate neoliberal y al ataque a nuestro derecho a la educación en 1999”. Luis Cantus afirmó “que es la primera vez que se hace un libro con caricaturas alusivas al 68” y que en 1968 “la revolución de inteligencia también se dio en el humor, y la caricatura es humor”. 
Después de estas intervenciones, Armando Gámez entregó un paquete de reconocimiento, medalla conmemorativa y ejemplar del libro a todos los caricaturistas que participaron generosamente en la creación del libro y que en ese momento se hallaban presentes.

De nueva cuenta, el STUNAM honró la memoria de aquellos muertos, presos y perseguidos que dejaron un legado histórico de lucha, resistencia y valentía. ¡2 de octubre no se olvida!

Fotos: Odín Ursid Vázquez (@stunamTeVe)

lider 68 la nacha

Fotos: Odín Ursid Vázquez (@stunamTeVe)

el nako presentacion

Fotos: Israel Quintos S.