50 grados

Los recientes hechos de violencia en la universidad, nos lleva a pensar que se busca un pretexto para desatar un conflicto político, que escale y trascienda más allá de nuestra casa de estudios, por legitimas que sean las demandas, son evidentes las manos externas e incluso los grupos de poder al interior que buscan la polarización para sacar una tajada, lo curioso es que esto se da antes de que el nuevo gobierno asuma el poder y haga efectiva la anunciada cancelación de reforma educativa, pero además, para exacerbar los ánimos, es propicia para esta provocación, la quincuagésima conmemoración luctuosa de la masacre de Tlatelolco. En el ojo de esta tormenta que se está formando, estamos los trabajadores académicos y administrativos, quienes no vamos a permitir se atente contra nuestra fuente de trabajo ni contra el único patrimonio social que le queda al pueblo de México. Rechazamos la violencia, venga de donde venga, ¡no a la confrontación entre universitarios y sí al dialogo para resolver nuestras discrepancias!

Unión 1188, 4 de septiembre, 2018.