El orgullo de ser… Sergio Serrano Guzmán, aprender el lenguaje de la Ciencia

El Taller de Soplado de Vidrio Científico del Instituto de Investigaciones en Materiales

Antonio Muñoz M.

De acuerdo a la página en internet del Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM, esta dependencia, tiene sus antecedentes en el Centro de Materiales desde febrero de 1967, posteriormente cambia su nombre a Centro de Investigación en Materiales en 1969. Dada la relevancia de las áreas que se trabajaban y los avances logrados por su personal académico en noviembre de 1979 el Centro de Investigación en Materiales, cambia para convertirse en el Instituto de Investigaciones en Materiales, el cual adoptó una organización académica de 4 departamentos: Materiales Metálicos y Cerámicos, Polímeros, Física de Materiales a Bajas Temperaturas y Energía Solar. Posteriormente, en 1985 el departamento de Energía Solar, se transforma en Laboratorio de Energía Solar y se traslada a Temixco, Morelos. A partir del 13 de noviembre de 1996, por acuerdo del H. Consejo Universitario, el Laboratorio de Energía Solar se transformó en el Centro de Investigación en Energía y en enero del 2013 se convirtió en el Instituto de Energías Renovables. Así entonces el Instituto de Investigaciones en Materiales quedó organizado académicamente en tres departamentos: Metálicos y Cerámicos, Polímeros y Estado Sólido y Criogenia.

Ubicado en la parte este del Instituto de Investigaciones en Materiales, el Taller de Soplado de Vidrio Científico, muestra mucha actividad, su Jefe de Taller, Sergio Serrano Guzmán, revisa el material y buscan su reparación, realmente ingresar a el taller, es ingresar a un mundo de cristal donde se pueden observar pedazos de tubo de vidrio, soplete con el piloto encendido, algunas maquetas y diseños, en la mesa órdenes de trabajo y trabajos recientes a realizar.

Sergio Serrano, comenta sobre su ingreso a la Universidad Nacional, dice como antecedente, a invitación de su hermano, Milo Serrano Guzmán, acudía a ayudarle a realizar algunos trabajos por la tarde, en el Instituto de Química por lo que aprendió la técnica del soplado de vidrio científico, su hermano aprendió del alemán Luis Luján quien estuvo en el Instituto Mexicano del Petróleo, éste lo enseñó y fue el eslabón para que Sergio Serrano aprendiera. Relata que en 1980, queda vacante la plaza de don Ancelmo, de Técnico doble “CC” y se queda a trabajar en ese taller.

En la actualidad, como Jefe de Taller con horario de 8:30 a 18:00 horas, precisa Sergio Serrano, que esta próximo a jubilarse por lo que una de sus preocupaciones es capacitar a quien se quedará en el Taller de Soplado de Vidrio Científico en el Instituto de Investigaciones en Materiales, por lo que capacita a jóvenes trabajadores en la técnica, señala.

Expresa que el trabajo que se realiza es a través de órdenes de trabajo, donde independientemente de la orden y el diseño se platica con el investigador, pues son materiales que no se consiguen en el mercado, como podrían ser tubos de ensayo, matraces, probetas y muchos materiales que están estandarizados, lo trabajado en el taller, son diseños exclusivos para una investigación en particular y hay que realizar las condiciones que ayuden en la investigación. Muestra algunos bocetos, planos y algunos desperdicios de vidrio ocupados en otros proyectos. Añade que además se repara material de vidrio.

Al referirse a el significado de trabajar en la Universidad Nacional, precisa que es una satisfacción pues en cada trabajo a realizar son retos a la creación además de conocer el lenguaje de los académicos al momento de estar solicitando un trabajo pues tiene muchas particularidades lo que solicitan. Señala que existen satisfacciones únicas, como el reconocimiento de un investigador ruso, quien lo puso a la altura de los talleres que existen en Alemania en cuanto a trabajo y calidad y esas son satisfacciones que te fortalecen para realizar tu trabajo con mayor entusiasmo y entrega.

Al referirse a los trabajadores de nuevo ingreso, expresa que no se observa el compromiso pleno con el trabajo y con la institución donde trabajan, pues en ocasiones realizan cierto trabajo y creen que ya termino el trabajo, se les olvida que quienes somos trabajadores universitarios, estamos contratados por jornada. Los invitó a que tengan una actitud más comprometida con el trabajo pues la Universidad Nacional permite la superación para tener mejores trabajadores y ellos herederos del trabajo deben ser mejores.