EDITORIAL

En la mira los partidos que aprueben la reforma laboral


Desde que se presentó la iniciativa de reforma laboral, creada presuntamente para reglamentar el marco del trabajo, el modelo que se propuso debilita a todas luces la estabilidad en el empleo. Su principal objetivo es eliminar a los sindicatos y, por ende, los contratos colectivos de trabajo, lo que dejaría en total indefensión a los trabajadores porque permite el despido injustificado y crea un procedimiento contradictorio y lesivo para los trabajadores que acudan a juicio laboral; elimina el derecho a huelga, favorece la contratación de outsourcing, lo cual es muy obvio que favorece al patrón, entre otros aspectos.

Es increíble que al ser México uno de los países con la mano de obra más barata a nivel mundial, ahora el gobierno proponga que se apruebe la reforma laboral diseñada por abogados que la convirtieron en un gran fraude, para permitir cualquier clase de abusos en contra de los trabajadores.

El STUNAM exige, conjuntamente con otros sindicatos hermanos de la UNT y de otras universidades, que no se apruebe esta reforma, ya que ello traería consecuencias muy severas al país. No es eliminando la libertad de afiliarse como conseguirán imponer su reforma, que violenta no nada más los derechos humanos de los trabajadores sino que también se presta a pisotear su dignidad ya que promueve la corrupción de los abogados  patronales y los empresarios.

Reiteramos que ya es tiempo de que México cambie su rumbo, con acciones contundentes, aparte de las marchas y mítines, como elaborar y entregar un amparo a Derechos Humanos a nivel internacional, al igual que a la Organización Internacional del Trabajo. Y, principalmente, que si se aprueba la reforma laboral los trabajadores, sus familias, amigos, vecinos y en general invitar a todos los mexicanos para que en las elecciones federales, así como ellos nos la quieren aplicar, al votar nosotros también se la podemos aplicar. Pongamos en la mira a los partidos que aprueben leyes laborales contrarias a los intereses de los trabajadores.