logounion

Instantes Políticos

Las elecciones un cochinero

Alberto Pulido.

El sistema electoral mexicano es uno de los menos confiables en el mundo. Tan es así que sobre éste el ingenio mexicano ha realizado los más chuscos chistes, que muestran el rostro del descrédito que campea sobre los funcionarios electorales, sobre los partidos políticos y los candidatos que éstos impulsan.

En los recientes procesos electorales que se dieron en varias entidades federativas, y de manera particular en el Estado de México, a todas luces estuvieron presentes los listados de trampas y jugadas sucias que de manera particular y cotidiana ha llevado a la práctica el partido en el poder. Utilizó todas sus trapacerías para ganar una elección en la entidad mexiquense, precisamente en el feudo del presidente de la República; el aparato del Estado se movilizó por la entidad meses antes de la elección, llevando adelante su política clientelar y corrupta. Ya dentro del proceso electoral la compra de votos en favor del PRI se convirtió en algo cotidiano, como las tarjetas rosas, los votos de a 500 pesos y los regalos de todo tipo a cambio del sufragio por Del Mazo.

Como sea, la jugada no le salió del todo correcta al PRI, pues ni con el triunfo apretado que le darán a su candidato sobre la candidata Delfina de Morena, alcanzará la garantía para que ese partido pueda jugar un honroso papel en las presidenciales del 2018.

Uno o dos puntos de ventaja definirán la elección mexiquense, que no es nada, y si la izquierda, lo cual se ve muy lejos, decide juntarse ahora sí, su triunfo estará asegurado para el año que viene; pero como se leen las cosas, de entrada el PRD puede jugar el triste papel que jugó en el Estado de México, o sea el de esquirol. Lo cual de manera directa ayudaría a los priistas que pasan por uno de sus momentos de mayor descrédito de los últimos años, donde, por ejemplo, varios de sus ex gobernadores han estado embarrados de corrupción, de órdenes de aprehensión, de malversación de fondos públicos y de contubernio con el narcotráfico y el crimen organizado.

Hoy, con la existencia de las redes sociales, la sociedad puede tener acceso a un variado tipo de información, que ha sustituido a la influencia oficialista que hasta ahora jugaban los medios de comunicación al servicio de la política corrupta del partido en el poder.

En otras palabras, a diferencia de hace, por ejemplo, 20 o 30 años, hoy la sociedad se ha vuelto más vigilante, informada y denunciadora de las anomalías que inyecta la política oficialista. Esperamos que para el 2018 se imponga la sociedad y haga uso de su poder para detener la influencia de la política corrupta que se ve impulsada por el PRI y el PAN.